Uno de los materiales más versátiles y funcionales del mercado es el metacrilato para hosteleria. Se trata de un elemento seguro para fabricar objetos que estarán en contacto con alimentos, productos de higiene y artículos de cosmética, ya que es impermeable, no poroso y muy higiénico, impide la acumulación o formación de hongos y bacterias en su superficie. Por eso, las vitrinas hechas de esta aleación permitirán conservar lo que se coloque dentro de un modo sano y seguro.

¿Por qué es importante usar el metacrilato para hostelería?

Gracias al metacrilato para hostelería podemos conservar en buen estado las comidas y bebidas, los artículos de cosmética e higiene y muchos productos más. Hablamos de un material que resiste temperaturas iguales o inferiores a los 40º C de una forma inocua, es decir, evitando la transmisión de olores y sabores. Por eso, las vitrinas de este material se han vuelto extremadamente populares en el área gastronómica y hotelera.

Además de su fina transparencia, su resistencia a los golpes y su ligereza, son ideales para estar en constante movimiento. Por ende, se utilizan principalmente como expositores de contenido. Podemos verlas en los museos, en los conservatorios, en las iglesias y mucho más. Sin embargo, los usos que les da en el gremio hostelero muestran de una manera más clara sus ventajas.

Podemos grabar en ellas el diseño que más nos guste y colocar apliques como cerraduras, bisagras e interruptores de luz. De hecho, muchas personas se aprovechan de esta facilidad de personalización para sus negocios y muchas otras suelen equipar estas vitrinas con luminaria LED para provocar un toque de exclusividad en el ambiente.

Si hablamos de la hostelería, podremos colocar a la vista una gran cantidad de productos que no precisan refrigeración como bollería, pasteles, frutas, bebidas y mucho más. Igualmente, cabe destacar que el metacrilato es un material que cuenta con la certificación pertinente para ser capaz de contener alimentos.

Curiosidades del metacrilato para hostelería

Las vitrinas que se fabrican con este material, también llamado polimetilmetacrilato (PMMA), se caracterizan por la gran transparencia en comparación con otros tipos de plásticos. Gracias a esto, cuando el vidrio es expuesto a la luz o a la intemperie, no despide gases nocivos y tampoco se vuelve amarillo. En este sentido, es un producto altamente sostenible.

Además, tiende a ser un material muy flexible que permite adaptarlo a diferentes ambientes y combinarlo con varios diseños. Debemos tener en cuenta que, al tratarse de una especie de plástico, las vitrinas fabricadas con metacrilato para hotelería pueden sufrir roturas. Sin embargo, sigue siendo una de las alternativas más funcionales, económicas y duraderas. Solo es cuestión de mostrar los productos deseados de manera creativa y atractiva para los consumidores y usuarios.