El metacrilato se ha convertido en los últimos años en una opción intachable, al tener diversos usos que van desde la seguridad de los espacios, a modo de protección sanitaria, hasta la maleabilidad que proporciona para construir con él mamparas de metacrilato en guarderias.

Cada lugar necesita el material que más se adapte a las necesidades o actividades que vayan a desarrollarse en él. Es por ello que, antes de elegir de qué manera vamos a acondicionar su interior, debemos tener en cuenta diferentes factores, que harán de esa elección un acierto seguro.

Metacrilato en guarderías: espacios creativos y seguros

El uso de este material en espacios de enseñanza para niños y niñas es en esencia una combinación de estética, seguridad y desarrollo creativo. Cuando deseamos que un espacio, como el de una guardería, resulte funcional, no debemos caer en las ideas preconcebidas.

La creatividad como motor de enseñanza es considerado el eje educacional del siglo XXI. Las paredes de colores y semitransparencias que pueden hacerse con materiales como el metacrilato se han alzado como refuerzos positivos e ingeniosos para la curiosidad y la capacidad de aprendizaje. Con el metacrilato de colada es fácil conseguir dimensiones con diferentes planos, y permite una maleabilidad y selección de colores muy extensa.

Además, su aspecto impermeable otorga la posibilidad de, no solo tener interiores, sino también jugar con las posibilidades que proporciona este material en exteriores, como patios, terrazas y puntos de juego al descubierto.

Seguridad en el aula

Pero, si algo es necesario cuando se trata con párvulos, es la seguridad. El metacrilato es un material diez veces más resistente al recibir un impacto que el cristal. Este aspecto es esencial, ya que, en edades infantiles, los golpes son habituales. Además, este material, ligero y transparente, sirve como amortiguador, gracias a que es más elástico y blando.

Por otra parte, la capacidad del mismo para ser perforado, cortado o lijado con facilidad permite posibilidades muy variadas, además de redondear los bordes para aumentar la seguridad y evitar incidentes con niños y adultos.

Además, el metacrilato es más templado y, por lo tanto, más agradable al tacto para los más pequeños, lo que proporciona un aprendizaje sensorial más predispuesto en edades tempranas. Sus colores, transparencias y su tacto forman entornos originales y también educacionalmente proactivos, que mejoran el desarrollo de niñas y niños. Por ello, las mamparas de metacrilato en guarderias son, cada vez más, una opción a tener en cuenta.

Optamos por un material flexible

Si estamos pensando en elegir un material que se adapte a diferentes tipos de necesidades, y que proporcione diversos recursos en el aula, el metacrilato en placas es capaz de hacer entornos seguros y creativos de manera novedosa y original. El vitroflex proporciona confort y calidad, por lo que las mamparas de metacrilato en guarderias, impermeables también en exteriores, pueden ser la opción más indicada.

Si se tiene en mente un proyecto o idea, uno puede contactar con nosotros para descubrir todo lo que podemos hacer. Nuestros proyectos con mamparas de metacrilato en guarderias son una prueba de lo que podemos hacer.