Si lo que deseamos es cerrar un espacio exterior de nuestro hogar, como un balcón o una terraza, los cerramientos con metacrilato son una gran opción. Esto nos permite contar con más posibilidades para el hogar, y dotarlo de nuevas funcionalidades. Pero ¿qué material elegir? ¿Son todos iguales? Estas son solo algunas de las preguntas que tal vez te estés haciendo, y que vamos a tratar de responder de la forma más clara posible.

Qué opciones podemos escoger para nuestro cerramiento

Como es lógico, los materiales que escojamos a la hora de realizar nuestro cerramiento puede determinar su utilidad en gran medida. El metacrilato, por ejemplo, es una de las opciones más recomendables en estos casos. Cuenta con unas características muy similares a las del vidrio, a pesar de ser un tipo de plástico: es ligero, transparente y posee una gran resistencia en la intemperie. También ofrece la ventaja de ser mucho más ligero y resistente a cualquier golpe. Pero, si lo deseamos, podemos escoger entre otras opciones diferentes.

Policarbonato Compacto

Aunque a primera vista resulta muy parecido al metacrilato, presenta algunas diferencias al respecto. Su principal ventaja, sin duda, es que su resistencia a la temperatura es más elevada. A cambio, su transparencia es algo menor, siendo tan solo del 90 %. Todo esto lo convierte en una opción interesante para realizar cerramientos situados en lugares con climas más extremos en los que todavía se necesite contar con un espacio iluminado, como un invernadero.

Policarbonato celular

Esta clase concreta de policarbonato destaca por ser más ligera que el policarbonato compacto gracias a su estructura alveolar. Precisamente por esto suele ser empleado en techos, cubiertas y abovedados. Resulta muy sencillo de instalar y no requiere mucho mantenimiento. También ofrece protección contra los rayos U.V., por lo que puede ser ideal para piscinas cubiertas o para un solárium.

Dibond y/o paneles compuestos multicapa

El Dibond es un tipo de panel formado por un sándwich de aluminio y polietileno muy empleado para decoración de interiores, aunque también presenta interesantes posibilidades a la hora de realizar un cerramiento. Permite construir en tres dimensiones, y presenta una gran resistencia a la corrosión, a los rayos U.V. y a todo tipo de condiciones meteorológicas. Su principal desventaja, sin duda, es que no es transparente, pero puede ser utilizado para convertir un espacio exterior en un cobertizo, un taller o una estancia para guardar herramientas.

Como hemos podido comprobar, además de realizar cerramientos con metacrilato podemos escoger otros materiales. Decidir cuál nos conviene más dependerá del uso que queramos dar a ese espacio, de su ubicación y del clima al que estará expuesta dicha estructura. Nos obstante, si tienes cualquier duda al respecto, no dudes en contactar con nosotros.